Feeds:
Entradas
Comentarios

“Entre Comillas”

De vacaciones

Los profesores de Primaria y Secundaria han acudido al Ministerio de Educación con 107.000 firmas para solicitar que se prorrogue la jubilación anticipada y voluntaria, regulada en la Ley Orgánica de Educación (LOE) de mayo de 2006. De no aprobarse un aplazamiento, a partir del próximo año los docentes se regirán por otros requisitos y condiciones para quienes opten por la prejubilación. La actual LOE establece que los maestros no universitarios podrán acogerse a la jubilación voluntaria a los 60 años una vez cumplidos los 15 años de actividad ininterrumpida. Además, en el caso de haber trabajado 28 años, les corresponderá además una indemnización importante, que varía según el gobierno autonómico. En Cataluña, por ejemplo, oscila entre 32.000 y 35.000 euros. Este aspecto, sin embargo, puede tener los días contados. En las disposición transitoria segunda de la LOE se establece que antes de que acabe la implantación de la Ley, en el año 2011, y previa consulta a los gobiernos autonómicos “se realizará la revisión del tiempo referido al régimen de jubilación voluntaria así como de los requisitos exigidos”. El tiempo apremia y por eso, mañana las federaciones de educación de los principales sindicatos se reunirán en Madrid para anunciar una campaña conjunta. Pedirán que esta singularidad del profesor se incluya en el Estatuto del Docente del Pacto de la Educación, que el ministro Ángel Gabilondo quiere cerrar para finales de este mismo mes. Para la secretaria general de FETE UGT Catalunya, Roser Font, “el aplazamiento es necesario, sobre todo, ligado al hecho de la voluntariedad, es decir, que quienes quieren seguir ejerciendo y se sienten con fuerzas para hacerlo se mantengan en activo, pero los que no, puedan elegir la jubilación anticipada a los 60 años”. Desde su punto de vista, la enseñanza es una actividad que desgasta mucho psicológicamente a los profesores y requiere una gran adaptación a las nuevas tecnologías, algo que no todo el mundo está dispuesto a aprender. Al encuentro asistirán Fe-CCOO, STES, ANPE, FETE UGT, CSI-CSIF, CIG y ELA con el objetivo de convertir esta singularidad en algo “indefinido” para el maestro. La petición de prórroga, según personas cercanas a Educación, puede ser una vía de encuentro con el Ministerio, pero no tanto el hecho de adoptar esta medida de forma indefinida. Otra de las propuestas que pondrán sobre la mesa será la reducción de jornada que tienen los funcionarios-educadores en Cataluña, con el objetivo de extenderla al Pacto de la Educación. En este sentido, la propuesta sindical conllevará una reducción de dos horas lectivas en la jornada laboral una vez que el docente haya cumplido los 55 años. Para muchos funcionarios la situación de los maestros supone un agravio comparativo, ya que estos sólo cuentan con la posibilidad de prejubilarse a los 60 años pero sin indemnización y tras cumplir 30 años de servicios.

Fuente: cincodías

                La gente diferente necesita profesionales diferentes. Treinta años de experiencia en formación, nos obliga a formular otra observación: para poder ayudar a estas personas “diferentes” con autismo, los propios profesionales tienen que ser un poco “diferentes cualitativamente”. Algunos profesionales nunca serán capaces de establecer programas educativos individualizados, aunque hayan recibido la mejor formación teórica y práctica. No tiene sentido “forzar” a alguien a que trabaje con niños autistas. Los profesionales deben escoger por sí mismos trabajar con personas con autismo y esta elección no debe hacerse “a pesar del autismo”, sino “debido al autismo”.

            ¿Cuál es el secreto? Hasta el momento, siempre hemos dicho, a falta de otra explicación, que uno tiene que “sentirse atraído” por el autismo. Para las personas que conocen el tema, esta está perfectamente claro, aunque sabemos que hay profesionales que jamás se sentirán interesados, que son “inmunes” a él. Por este motivo, creemos que es necesario establecer un perfil profesional para aquellas personas que se encargan del cuidado de individuos con autismo.

            A continuación destacamos las características que creemos que son más importantes:

  1. Sentirse atraído por las diferencias. Pensamos que ser un “aventurero mental” ayuda a sentirse atraído por lo desconocido. Hay personas que temen las diferencias, otras se sienten atraídas y quieren saber más sobre ellas.

 

  1. Tener una imaginación viva. Es casi imposible comprender lo que significa vivir en un mundo literal, tener dificultades en ir más allá de la información recibida, amar sin una intuición social innata. Para poder compartir la mente de una persona autista, que padece un problema de imaginación, se debe tener, en compensación, enormes dosis de imaginación.

 

  1. Capacidad para dar sin obtener la acostumbrada gratitud. Se tiene que ser capaz de dar sin recibir mucho a cambio, y no sentirse decepcionado por la falta de reciprocidad social. Con la experiencia, la persona aprenderá a detectar formas alternativas de dar las gracias, y la gratitud de muchos padres a menudo le compensará con creces.

 

  1. Estar dispuesto a adaptar el propio estilo natural de comunicarse y de relacionarse.  El estilo que se requiere está más ligado a las necesidades de la persona con autismo que a nuestro grado espontáneo de comunicación social. Esto no es fácil de lograr y requiere muchos esfuerzos de adaptación, pero es importante reflexionar acerca de qué necesidades estamos atendiendo.

 

  1. Tener el valor de “trabajar solo en el desierto”. Especialmente cuando se empiezan a desarrollar servicios específicos en un área. Hay tan poca gente que comprenda el autismo, que un profesional motivado corre el riesgo de ser criticado en vez de aplaudido por sus enormes esfuerzos. Los padres han sufrido este tipo de críticas antes, por ejemplo cuando escuchan cosas como “todo lo que necesita es disciplina”, “si fuese mi hijo,….”, etc.

 

  1. No estar nunca satisfecho con el nivel de conocimientos propios. Aprender sobre el autismo y sobre las estrategias educativas más adecuadas es un proceso continuo, ya que el conocimiento en ambos campos evoluciona continuamente. La formación en autismo nunca se acaba y el profesional que crea que ya la tiene, en verdad la “pierde”.

 

  1. Aceptar el hecho de que cada pequeño avance trae consigo un nuevo problema. La gente tiene tendencia a abandonar los crucigramas si no pueden resolverlos. Esto es imposible en autismo. Una vez que se empieza, se sabe que el trabajo de “detective” nunca se acaba.

 

  1. Disponer de capacidades pedagógicas y analíticas extraordinarias. El profesional tiene que avanzar poco a poco y utilizar soportes visuales de manera muy individualizada. Hay que realizar evaluaciones con tanta frecuencia que uno debe adaptarse constantemente.

 

  1. Estar preparado para trabajar en equipo. Debido a la necesidad de una aproximación coherente y coordinada, todos los profesionales deben estar informados de los esfuerzos de los demás, así como de los niveles de ayuda proporcionados. Esto incluye a los padres, especialmente cuando el niño es pequeño.  

 

10. Humildad. Uno puede llegar a ser “experto” en autismo en general, pero los padres son los expertos sobre su propio hijo y se debe tener en cuenta su experiencia y conocimiento. En el autismo no se necesitan profesionales que quieran permanecer en su “pedestal”. Cuando se colabora con los padres es importante hablar de los éxitos, pero también admitir los fracasos (“por favor, ayúdeme”). Los padres también tienen que saber que el experto en autismo no es un Dios del Olimpo.

            Habrá personas que  pensarán que falta la palabra “amor” en esta lista. El amor desde luego es esencial, pero como ya dijo un padre, el amor no es una cura milagrosa. Los padres y los profesionales que confían demasiado en el efecto del amor, pueden decepcionarse. ¿Si el niño no hace suficientes progresos, es porque no ha recibido suficiente amor? Quizás le hayamos amado lo suficiente, pero no ha aceptado todo este amor… Este tipo de actitudes son destructivas y crean un abismo justamente allí donde lo que se necesita es una colaboración óptima.

Fuente: Theo Peeters

Concienciate tú también

Los consejeros de Educación, Juan José Mateos, y Fomento, Antonio Silván, visitaron ayer el Centro Rural Agrupado (CRA) de Villamañán que participa en el programa Aprende puesto en marcha por la Junta de Castilla y León y cuyo objetivo es promover el uso inteligente de las nuevas tecnologías. La iniciativa «une a los niños y a los padres y esto es muy importante porque convierte a los padres también en educadores en nuevas tecnologías», señaló el consejero de Educación. En total, más de 15.400 alumnos y familias de la comunidad autónoma se benefician este curso de los 1.300 talleres del programa puestos en marcha en 169 centros educativos. En la provincia de León son 2.041 alumnos y padres y 26 centros los que participan en la iniciativa. El programa Aprende se puso en marcha este curso pero continuará en el próximo dada la buena aceptación que está teniendo en la comunidad educativa (alumnos, padres y profesores). Además se extenderá a los centros concertados. Aprende se desarrolla en colegios e institutos de Castilla y León a través de talleres adaptados por edades en los que se ofrecen conocimientos sobre el uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías. La iniciativa está dirigida a alumnos de entre 6 y 17 años y a sus familias. Para los escolares hay acciones específicas distribuidas en tres o cuatro sesiones. En estos talleres los niños conocen el uso de las nuevas tecnologías (internet, telefonía móvil, videojuegos, televisión y comercio electrónico) y cómo un uso inteligente puede ofrecerles muchas ventajas en un futuro inmediato. Para las familias se han diseñado dos talleres. Uno básico y otro de un nivel avanzado. Ambos de seis horas de duración. Los padres y madres aprenden a manejar el ordenador y reciben explicaciones prácticas sobre cómo reforzar la supervisión de contenidos que pueden ser inapropiados para sus hijos. Los centros educativos, públicos y concertados, previa solicitud en aprende@jcyl.es o en el teléfono 012, se convierten con este programa en el punto de encuentro de familias y alumnos, en el entorno idóneo para trabajar sobre el buen uso y manejo de las nuevas tecnologías. El programa Aprende se enmarca dentro de las actuaciones de «Ciudadano Digital» de la Estrategia Regional para la Sociedad Digital del Conocimiento de Castilla y León 2007-2013, que tiene como objetivo impulsar la inclusión digital en la Sociedad del Conocimiento y de las Nuevas Tecnologías. El CRA de Villamañán que ya participó hace dos años en el programa piloto de Aprende, está formado por los colegios de las localidades de Cabreros del Río (19 alumnos), Fresno de la Vega (23), Villaornate (6) y Villamañán (50). Cuenta con 9 unidades y 16 profesores.

Fuente: Diario de León

El presidente del Foro Europeo de la Discapacidad (EDF), Yannis Vardakastannis, visita España estos días para reunirse con los responsables políticos del ámbito de la discapacidad. Vardakastannis conoció así este lunes en primera persona las acciones que se están desarrollando y que se impulsarán durante la Presidencia española de la UE. Durante todo el día, Vardakastannis estuvo acompañado por una delegación del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), encabezada por su presidente, Luis Cayo Pérez Bueno. Tras un desayuno informativo en la agencia de noticias Servimedia, el responsable del EDF se reunió con el secretario general de Política Social y Consumo del Ministerio de Sanidad, Francisco Moza. Posteriormente, Vardakastannis mantuvo una comida de trabajo con los representantes del Cermi y los portavoces de la Comisión para las Políticas Integrales de Discapacidad del Congreso de los Diputados. También este lunes se reunió con la secretaria general de Políticas de Igualdad del Ministerio, Isabel Martínez. Junto a él y el presidente del Cermi, estuvieron el secretario general del Cermi y vicepresidente primero ejecutivo de la Fundación ONCE, Alberto Durán; la representante del Cermi en la Junta Directiva y Comité Ejecutivo del EDF, comisionada de género del Cermi y directora de Relaciones Internacionales de la ONCE, Ana Peláez; y la directora ejecutiva del Cermi, Pilar Villarino.

Fuente: Discapnet